Solicitamos su permiso para el uso de cookies en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si  o continúa navegando consideramos que acepta el uso que hacemos de ellas.     Puede obtener más información sobre cookies aquí
Acompañar, imitar, seguir
Inicio Inicio Contactar
Ir Arriba

Acompañar, imitar, seguir


Jose María Yagüe


ACOMPAÑAR, IMITAR, SEGUIR

Mucha gente acompañaba a Jesús, según nos cuenta el Evangelio, se nos dice que, incluso lo apretujaban. No es suficiente. Porque ese acompañar puede ser por pura curiosidad, por la vanidad (vacuidad) de "salir en la foto", por presumir de relacionarse con alguien importante. O bien, porque como dice el mismo Jesús, "porque os he dado de comer". Es decir, que no vale ningún acompañamiento que pretenda de algún modo el beneficio personal. Sin embargo, si existe un muy valioso acompañamiento, el aue nos lleva hasta la Cruz.

Durante siglos, la espiritualidad cristiana nos habló de la "imitación de Cristo". No es poco. Pero corre el riesgo de convertirse en una imitación formal, externa, sin cambiar por el corazón, sin cambio de sentimientos y de actitudes. Pueden realizarse a tos religiosos, sacrificios múltiples, mientras tanto, "vuesro corazón está lejos de mí".

A lo que invita Jesús es al segumiento. El que nace, en primer lugar, de una seducción. Por eso es incondional. Aunque no significa automáticamente la perfección. A Jesús le han seguido a lo largo de los siglos multitud de personas llenas de imperfecciones, empezando por san Pedro. Pero en algún momento de su vida han comenzado a generar los mismos sentimientos de Jesús (compasión), a situarse en la vida con sus mismas actitudes (servicio y disponibilidad), y pensando definitivamentee no en su propio yo sino en los demás: Jesús es el hombre para los demás.

Por todo esto, el seguimiento comporta posponer los propios intereses, el beneficio personal, la apropiación del tiempo que se nos concede, etc. Y, por supuesto, cargar con la cruz.

Nos quejamos mucho y soportamos poco. La socializacion actual no invita mucho al sacrificio personal, a la renuncia, a la resistencia al mal y al esfuerzo denodado y constante para alcanzar el bien.

Desde la selva peruana donde escribo se ven las cosas de otro modo. las condiciones de vida son muy distintas a las europeas. Empezando por la ducha con agua fría por la mañana, porque no la hay caliente. Si bien es cierto que hace calor y nunca hiela. Se puede comer sano, menos y bien. Existen ventanas, pero sin crristales. Contra el calor tampoco conocemos el aire acondicionqado. Y se vive muy bien si el espíritu está dispuesto a ello.

Desde estas latitudes, el cordial deseo para todos de un buen mes de septiembre para comenzar con excelente ánimo las actividades escolares los que en eso os ocupáis.

JOSÉ MARÍA YAGÜE

Volver a Oraci��n

Acompañar, imitar, seguir   
Nuestra parroquia. Horarios. Misas y actos religiosos. Atención al parroquiano. Area de la Parroquia. El edificio parroquial.

Nuestra parroquia.

Horarios. Misas y actos religiosos. Atención al parroquiano.
Vida parroquial. Catequesis. Pastoral. Servicios religiosos. Servicios sociales.

Vida parroquial.

Catequesis, pastoral, Servicios religiosos y sociales.
Cristianos de hoy. Los sacramentos. Cuentos y parábolas. Reflexión y acción. Publicaciones de interés...

Cristianos de hoy

Los sacramentos. Cuentos y parábolas. Reflexión y acción.
Grupos (acción parroquial). Pastoral de Juventud, grupos de Adultos, Acción Social, Tiempo Libre, Alcohólicos anónimos, Legión de María, Coro ...

Grupos (acción parroquial)

Jóvenes, adultos, acción social, tiempo libre...
Anuario.Noticias y aconticimentos de interés.

Anuario (noticias)

Noticias y acontecimentos de interés. Un espacio para el recuerdo. Nuestra huella: un poquito de historia.
Diócesis de Salamanca

Diócesis de Salamanca

Asamblea diocesana. Escritos y noticias. Actualidad Diocesana.
Contactar. Más información. Participación y voluntariado.

Contactar

Más información, participación y voluntariado.

923 22 00 85

Parroquia de Nuestra Señora de Fátima. Salamanca.